Agotamiento emocional

Hace 5 meses que no publico en el blog, que inconscientemente decidí darme un tiempo para vivir, intentando no pensar, escribir menos, recuperar mis rutinas, vivir, improvisar…

El trastorno por atracón se ha ido haciendo pequeño, ha perdido su carga de agresividad, ya no es un desconocido (o no lo es tanto), y ya no es negro y amorfo, ahora es claro y esférico.  Sé que no está aquí para atacarme, sino que es una alerta, que es una defensa, una parte de mi que no me pertenece, pero que se instaló en ausencia de mejores recursos para gestionar mis insatisfacciones, mis aspiraciones, mis emociones. Ahora es más una costumbre esporádica, un fogozazo. Ya no me atosiga día y noche con su oscuridad y asfixia.

Estos días hace un año que empecé a preocuparme por mi mala relación con la comida, y descubrí la sorprendente relación entre mis emociones y mis hábitos de alimentación, que hasta entonces normalizaba y explicaba con un simple «no tengo voluntad».

Ha sido un año de mucho trabajo, de auto descubrimiento, de soltar lastres, de poner en palabras, de ser valiente, de escucharme, de preguntarme, de dejarme fluir… y de intentar construir.

aprendiendo de mi trastorno por atracon agotamiento emocional

A la vez que me siento en un punto de partida, he de reconocer (me) que estoy a años luz de aquella que fui, pero lejos aún también de la versión que quiero hacer de mi.

Ese camino hoy lo siento agotador. Estoy agotada… pero, por fin, me permito (intentando no juzgarme) estar decepcionada, desilusionada, desencantada… Sé las razones, sé en quien confié y me decepcionó. Sé qué di, y qué recibí. Sé por qué aparté a personas de mi lado. Conscientemente me separé de algunas personas, y di espacio a otras.

Desde 2015 sigo un camino voluntariamente mío. Me encuentro muchísimas emociones, vivencias y descubrimientos. Con una intensidad que desconocía, pero que reconozco muy mía, que forma parte de mi, que me hace lo mismo volar de ilusión y sensaciones, que me tumba de sentida decepción.

Photo by Vlad Tchompalov on Unsplash