Primeras semanas con mi nutricionista

Ha pasado enero en un soplo! La semana pasada tuve la segunda visita con la nutricionista, tras 7 semanas de registro de comidas e implantación de pauta básica: comida y cena balanceada: 1/2 verdura + 1/4 proteína + 1/4 hidrato.

Siete semanas sin pesos, sin restricciones, sin cantidades. Tan solo anotar en una sencilla plantilla cuáles son mis comidas diarias, y alguna nota al margen para recordar a la hora de comentarlo en visita con ella.

Photo by Eaters Collective on Unsplash

Antes de la visita, repaso los registros de estas semanas y me sorprende a mi misma que no hay reproches, no hay juicios… sólo observo con curiosidad y tomo notas para comentar en consulta. Las comparto con vosotros por si os son de utilidad, y para que veáis que no todo está en el peso y la talla… la mala relación con la comida va mucho más allá, y más cuenta me doy al ver qué experimento al sacar conclusiones por mi misma.

Registro comidas

Primera visita: 11/12/2019 – Segunda visita: 21/01/2020

[+Navidad controlada; la he vivido sin descontrol, sin ansiedad. 2 semanas de vacaciones en casa.

[] Fuera de la oficina me cuesta mantener la estructura de los platos: 1/2 verdura + 1/4 proteína + 1/4 hidrato.

[+] El primer mes ha sido una liberación: menos etiqueta «comida buena – comida mala». Puedo comer una pizza casera sin culpabilidad.

[+] Voy trabajando la conciencia de saciedad.

[] Las cenas son mi punto débil, no tengo hambre, pero «algo» me pide comer. No lo vivo como atracones. Lo observo.

[+] La vuelta a la rutina después de fiestas se me hace fácil.

[+] He reducido significativamente la sensación de empacho o hinchazón.

[+] Soy más consciente de mis pensamientos en cuanto a la comida.

[+] Poco a poco voy aumentando la actividad física: escaleras, paseos, nadar… falta la bici estática de casa! (¿todas las bicis acaban siendo una percha?)

[+] Más sensación de orden: en la cocina, despensa, el armario de la ropa, la casa….

[+] Bebo más agua.

Registro comidas2

Por último, me resumo estas semanas:

  1. Cenas pre-navidad
  2. Sensación de orden
  3. Vacaciones. Navidad. Viaje a Madrid. Orden.
  4. Vacaciones. Desorden. Sin atracones. Pérdidas.
  5. Vuelta al trabajo. Autocontrol. Orden.
  6. Regla. Noches con desorden. Consciencia. Sin atracones
  7. Desorden. Desconectada. Preocupada. Triste.

En la consulta con la nutricionista, repasamos todas estas notas, la visita está mucho más centrada, y nos es fácil proponer cambios y mejoras en las formas de organizarme, a la vez que enfocar los siguientes objetivos.

Poco a poco, con consciencia y mucho, muchísimo cariño a mi misma.

Photo by Eaters Collective on Unsplash